0

Expediente Royuela denuncia el intento de asesinato de Mariano Rajoy en accidente de helicóptero

El Accidente de helicóptero de Móstoles se produjo el 1 de diciembre de 2005 en el exterior de la plaza de toros de Móstoles (Madrid) cuando un helicóptero que acababa de despegar desde la plaza se precipitó contra el suelo. A bordo viajaban seis personas, entre ellas el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. No hubo víctimas mortales y solamente dos pasajeros resultaron heridos leves. El helicóptero se elevó hasta una altura de 8 metros y una vez rebasadas las gradas de la plaza entró en descenso rápido, impactó con la pared exterior de la plaza y finalmente se estrelló contra el suelo. El helicóptero quedó destruido, pero no se incendió y el habitáculo quedó prácticamente intacto. Todos los pasajeros se mantuvieron conscientes y pudieron evacuar el helicóptero por su propio pie. El accidente fue investigado por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) que concluyó que la causa probable del accidente fue la pérdida de efectividad del rotor de cola que provocó el descontrol del helicóptero y su caída. Contribuyeron al accidente el despegue en un área confinada, el exceso de peso y la falta de preparación del piloto. Tras el accidente, Aguirre declaró que se podían «haber matado» y que habían «vuelto a nacer». El secretario del PP, Ángel Acebes, aseguró que Rajoy se dio cuenta de que el helicóptero se iba a estrellar e intentó sentarse bien para minimizar el impacto,​ mientras que el alcalde de Móstoles, Esteban Parro, dijo que hasta que no estuvieron en el suelo no fueron conscientes de lo que había sucedido.9​ Varias personalidades españolas se interesaron por el estado de salud de Rajoy y Aguirre, entre ellos los reyes Juan Carlos y Sofía, el príncipe Felipe, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar. El presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, dijo con ironía sobre el accidente que «eso les pasa por ir a los toros en helicóptero. Menos mal que han salido ilesos», aunque horas después se disculpó por la broma lamentando la trascendencia que los medios de comunicación habían dado a su comentario. Aguirre afirmó que las declaraciones de Borrell estaban fuera de tono.9 Al día siguiente del accidente, el vídeo grabado por la cámara de televisión de Localia y emitido por varias cadenas levantó sospechas sobre las circunstancias del accidente. La grabación parecía mostrar dos objetos negros impactando o desprendiéndose del helicóptero mientras volaba: uno desde el suelo y otro desde arriba. Sin embargo, expertos en imagen achacaron las sombras a un posible efecto de la cámara. El presidente de la Asociación de Pilotos de Helicópteros, Mariano Aguilera, criticó el uso de una plaza de toros como lugar de aterrizaje y despegue y apuntó a la relación peso-potencia como posible causa del accidente, destacando que el margen de seguridad del piloto para la maniobra estaba al límite.4​ El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) dijo que el accidente reflejaba la precariedad del sector de trabajos aéreos en España e informó de que la operadora del helicóptero ya había sufrido cuatro accidentes el año anterior.17​ Diez años después del accidente, Rajoy confesó que no había vuelto a montarse en helicóptero nunca más desde el accidente porque decía que no le compensaba. Por ejemplo, cuando en 2015 se produjo el accidente del Vuelo 9525 de Germanwings en los Alpes, Hollande y Merkel fueron a la zona del accidente en veinte minutos en helicóptero mientras que Rajoy decidió ir en coche y tardó tres horas en llegar.

El accidente de helicóptero de Mariano Rajoy fue un intento de asesinato

En esta ocasión relataremos la verdadera historia que según las notas del expediente ocurrió con el “accidente” de helicóptero del expresidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy. Como en otras ocasiones, el fiscal Mena se pone en contacto con el sargento Ruiz (guardia civil que llevaba a cabo los trabajos de sicariato). Según el documento en poder de los Royuela, Mena le da la siguiente orden a Ruiz: Se ha encargado un tema de suma transcendencia: la eliminación física de Mariano Rajoy. De tal manera que nunca pueda parecer un atentado, ya que ningún grupo terrorista lo va a reivindicar si no lo ha cometido. Haz de preparar un accidente; cuanto antes mejor, ya que corre prisa. Traza el plan necesario y no escatimes en recursos humanos ni económicos; en el sobre que está en el cajón de mi escritorio tienes 180.000 en efectivo, adminístralo y haz tu trabajo, provéete de los mejores. Después de haber pagado, ha de quedarte un buen pellizco. Tras las gestiones de Ruiz para encontrar la manera de tenderle la trampa a Rajoy para que pareciese un accidente, encuentra la forma de llevar a cabo el encargo. En una nota enviada a Mena le cuenta lo siguiente: Sr. Fiscal Jefe: según me asegura un informador cercano a Gabriel Elorriaga, hombre de confianza de Mariano Rajoy (líder del partido popular), este se trasladará el próximo 1 de diciembre a la localidad madrileña de Móstoles, acompañado de Esperanza Aguirre, donde le van a mostrar un helicóptero perteneciente a la BESCAM (Brigadas Especiales de la Seguridad Ciudadana de Madrid), para mostrarle la efectividad del aparato que la comunidad ha contratado para las operaciones de dicha unidad. Ruiz continúa relatando a Mena que el piloto habitual no podría pilotar ese día por hallarse ausente del país y que por lo tanto el piloto iba a ser otro que tenía muy pocas horas de vuelo con ese modelo de helicóptero. Tras consultar Ruiz con un colaborador habitual (Wolfgang Hugo Moescher) experto en temas aeronáuticos, le asegura que, debido a la poca experiencia del piloto con la aeronave, si recibiese dos impactos de bala (uno a cada flanco) con rifles de largo alcance con silenciador y con el helicóptero elevado a unos treinta metros, sería suficiente para provocar la muerte en caída libre. El plan se lleva a cabo, aunque, como todos sabemos, no salió bien, cosa que Mena recriminara a Ruiz. Algo ocurrió que obligó al tirador o tiradores a disparar cuando la nave solo estaba a 4 o 5 metros de altura. Ruiz asegura a Mena que tiene a la policía científica de su lado y que el impacto dejaría al aparato tan dañado que solo se detectarían los balazos con una pericial del fuselaje, y que ya estaba pactado con su contacto de la científica argumentar cualquiera otra causa para explicar los impactos.
https://youtu.be/AXdtJxsRgSI

Zapatero conocía el intento de asesinato a Mariano Rajoy

Zapatero estaba al corriente de los asesinatos pergeñados por el ex fiscal Mena y su banda. Le informó él mismo. Las notas manuscritas y firmadas que se atribuirían a los ex fiscales Mena y Villarejo dejan claro que Rodríguez Zapatero estaría al corriente de los “encargos” despachados por la trama criminal. A pesar del tiempo transcurrido, nadie ha puesto en duda la veracidad de las notas cuyo contenido transcrito reproducimos a continuación. Los terribles documentos originales y manuscritos que exponen estos gravísimos hechos han sido debidamente peritados La transcripción exacta que aparece más adelante tiene por objeto facilitar su lectura. ¿Por qué eran manuscritos? se preguntará el lector. La respuesta es sencilla, para que quien los recibía supiera que realmente los escribía quien decía ser. El Mena de los manuscritos era un psicópata, y exigía que le fueran devueltos firmados para confirmar que habían sido inconfundiblemente recibidos por su destinatario. Los documentos forman parte de un archivo monumental del que resulta que, el entonces fiscal jefe Superior de Cataluña, José María Mena Álvarez, sería sospechoso de haber organizado con cargo a los fondos reservados del Estado una supuesta trama mafiosa al margen de los GAL. La trama se habría dedicado en principio a la eliminación física de determinados adversarios políticos. La “eficiente” organización se transformaría posteriormente en una gran maquinaria lucrativa que asesinaba por encargo a cambio de precio (lo que se conoce como “sicarios”.) En ese macro archivo quedan documentados asuntos gravísimos en una enorme montaña de manuscritos firmados por quienes serían los autores de la barbarie. Mena aparece reflejado en los documentos como un asesino despiadado y psicópata, inductor de la mayor matanza en tiempos de paz que se habría fraguado en España con cargo a los fondos reservados del Estado. Asimismo aparece su lugarteniente, el sargento Rafael García “Ruiz” de la Guardia Civil, que es dibujado en sus propias narraciones como un sicario vil y sanguinario, verdugo y ejecutor de las órdenes dadas directamente por Mena. Son precisamente dos de esas cartas manuscritas de Mena las que, según ACODAP, la Asociación contra la Corrupción y en Defensa de la Acción Pública liderada por el ex juez decano de Talavera de la Reina, Fernando Presencia, incriminarían directamente al entonces ex presidente del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero. Mena no tiene el menor empacho en dejar claro en estos documentos que resulta imprescindible que Zapatero les cubra las espaldas. La primera de las cartas, manuscrita y firmada de puño y letra por el entonces todavía fiscal jefe de Cataluña, fue dirigida directamente a Zapatero, y en ella se reconocería entre otras barbaridades que el accidente del helicóptero de Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre (y Esteban Parro) fue en realidad un atentado. Seguidamente reproducimos su contenido íntegro: “Presidente Soy José María Mena y aunque no nos conocemos personalmente, hemos establecido contacto en varias ocasiones por causas diversas, hallando siempre en Ud. una mano tendida, lo que es de agradecer dado su rango político. Sin embargo, y aunque nunca he tenido queja de su respuesta en las cuestiones que he podido plantearle, lo cierto es que como tampoco Vd. puede tener queja de mí y de mis hombres, en esta ocasión, ante la inminencia de mi jubilación, necesito más que nunca su colaboración y su mediación ante quien o quienes sea preciso para que una mosca cojo… de nombre Alberto Royuela (los dos sabemos de su fijación por mi persona y las perniciosas consecuencias que podría acarrearle a su partido si alguien llegará a hacer caso de sus denuncias) no pueda influir para nada en las instancias a las que acuda en busca de apoyo legal por un lado y cobertura mediática por otro. Ambos sabemos que eso sería desastroso para nuestros intereses por cuanto a mi me afectaría directamente tanto desde un punto de vista profesional tras dilatados años de carrera como judicial y a Vd. como presidente del partido que gobierna y aspira a seguir haciéndolo en la próxima legislatura, por cuanto sus denuncias supondrían un total descredito para el PSOE y pondrían en serio peligro su continuidad al frente del ejecutivo. Los dos sabemos, pues, que es preciso redoblar el esfuerzo y conseguir que nadie preste atención a las denuncias de ese loco fascista, neutralizando también con ello a su íntimo colaborador, un tal Juan Martínez Grasa, un periodista que a decir verdad no sé qué pinta al lado de Alberto Royuela pues sus artículos y tinte marcadamente izquierdista, relacionándole, a raíz de su detención en 1996, con la estructura de los GAL y la asesoría de un conocido ministro de su partido. Y si bien los dos, tanto por separado como individualmente, cada uno en su parcela, han dado muestras de su peligrosidad, quien más me preocupa, como ya he dicho, porque lo considero una de las bestias más vengativas de este país, e incido en lo de bestia en todos los sentidos, es Alberto Royuela. En cierta medida entiendo su virulencia por la muerte de uno de sus hijos, Javier, en la que no tuve nada que ver directamente pero que tuve que tapar por razones obvias, al estar implicados miembros del equipo que trabajaba para mí. Pero puedo entenderle, pero de ahí a permitir que su cruzada llegue a buen puerto va un abismo. Se ha pasado de la raya, ha cruzado todos los límites y, como no he podido pararlo mientras tenía poder y medios para ello-y le garantizo que lo he intentado en varias ocasiones- ahora que tengo la jubilación encima y no podré manejar los hilos como quisiera, necesito de todo su apoyo y confío en obtenerlo. Soy consciente de que he cometido un buen número de eliminaciones que no serían comprendidas por la opinión pública ni por la profesión a la que he dedicado tantos años de mi vida. Pero gracias a mis decisiones el país se ha librado de cientos de delincuentes que, de no ser por mí, hoy estarían delinquiendo libremente por las calles, y también gracias a mí, no lo olvide, su partido y Vd. están hoy donde están porque les he resuelto más de un problema de la forma más expeditiva. Prueba de ello es la desaparición física de líderes sociales que amenazaban su política educativa, militares que podían poner patas arriba el estado democrático, algún que otro periodista incomodo…. Concluyendo, las eliminaciones por encargo de sus hombres pueden contarse por decenas. Cierto que se falló con el tema del helicóptero, pero, admitámoslo, la perfección no existe. De ahí que me tome la libertad, quid pro quo, de dirigirme a Ud. para pedirle que mueva lo que tenga que mover para que cualquier intento de Royuela y su banda de divulgar su mensaje no encuentre acomodo en ninguna instancia judicial ni en ningún medio de comunicación. Y sé que pondrá empeño en que ello sea así porque el efecto dominó no es bueno para ninguno de los dos, ni para Ud. ni para mí. Saludos José Mª Mena Álvarez En la segunda carta, dirigida esta vez al entonces fiscal jefe anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, para que se entrevistara con Zapatero, se mencionan expresamente las fosas comunes (“chalés” en la jerga de Mena) en la que serían enterrados los casi 400 sicarios (“inquilinos”) que sirvieron a la banda para ejecutar los crímenes (“eliminaciones”) que se describen en miles de manuscritos: Carlos Te dije hace unos días que ya le había enviado a Zapatero la carta en los términos que me dijiste, exponiéndole la situación en que iba a quedar todo por aquí después de mí jubilación que, como sabemos, está a la vuelta de la esquina. Más o menos se lo expuse con toda crudeza, pero no le mencioné nada sobre los chalets de (localidad 1, localidad 2) y Mequinenza. Y ahí podemos tener un grave problema si no lo dejamos todo bien atado. Y aunque Ruiz asegura que todo se hizo correctamente y es del todo improbable que puedan surgir contratiempos, ambos sabemos que el tiempo es experto en procurar traiciones. Pero como yo ya me dirigí a él hace unos días, creo sinceramente que lo más acertado, dada la importancia del asunto, es que seas tú quien contacte con Zapatero en esta ocasión para exponerle el tema de las fosas y de todo lo que contienen. En este caso creo que hacer prevalecer tu rango en la interlocución es lo más acertado. Sé que si Zapatero mueve los hilos el tema jamás verá la luz. Dile a Ruiz lo que piensas y devuélveme la nota, por favor. CONCLUSIÓN En la colección de misivas quedaría manifiestamente clara la enorme preocupación y empeño de Mena por conseguir las complicidad, protección y colaboración del entonces mandamás del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo silencio le involucraría directamente en los crímenes de Mena. Es por tanto el ex-presidente del gobierno quien debe aclarar este obscuro asunto. Por ello que ACODAP no le queda otra opción que denunciar públicamente estos graves asuntos. No siendo Zapatero ya aforado, y dada la gravedad de las pruebas manuscritas, esta denuncia obliga a la Justicia a investigar a fondo. No les queda otra opción, a la luz de lo que ordena la Directiva UE 2019/1937 sobre informantes de infracciones del Derecho de la Unión.

Matar a Rajoy, el libro de investigación periodística sobre este hecho

Última Línea acaba de editar el libro ‘Matar a Rajoy. Expediente Royuela: el atentado fallido y 1.136 muertes de las cloacas del Estado’, del periodista Antonio Roche, que revela una red criminal encabezada presuntamente por José María Mena Álvarez, ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, e integrada por guardias civiles, policías, magistrados, fiscales, políticos socialistas, funcionarios, médicos forenses, abogados y delincuentes, entre otros. Antonio Roche es periodista en excedencia del Diario Sur, donde ha estado 21 años. Ha pertenecido también a las redacciones de Sol de España, Ideal de Granada, El Diario de la Costa del Sol y La Gaceta de Málaga, periódico del que llegó a ser director. Ha escrito en ABC y en los diarios del grupo Vocento, El Mundo, Tribuna de Actualidad, Informaciones de Andalucía, El Independiente y Mundo Diplomático, entre otros muchos. El autor de ‘Matar a Rajoy’, que revela con nombres y apellidos 800 víctimas y el motivo de su muerte, ha colaborado con las agencias de noticias Logos y Europa Press, con Radio 80 y numerosos medios radiofónicos y televisivos. Ha sido, asimismo, coautor de varios libros de distintas temáticas y guionista de trabajos videográficos. Es miembro de la Asociación de la Prensa de Málaga, del Colegio de Periodistas de Andalucía y de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). El autor firmará ejemplares en la malagueña Librería Luces el próximo sábado de 12 a 14, de este libro que destapa la mayor trama de corrupción de España, en la que estarían seriamente implicados el PSOE y algunos de sus dirigentes. El autor, con indudable estilo periodístico, elige como ‘percha’ de la historia al ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, al que intentaron quitarle la vida cuando abatieron el helicóptero en el que viajaba con Esperanza Aguirre, a los pocos instantes de despegar de la plaza de toros de Móstoles. A partir de ahí narra una historia real, aunque parezca de ciencia ficción, desvelada por la familia Royuela a raíz de los manuscritos incautados a José María Mena Álvarez, que era el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y el presunto cerebro de una trama criminal integrada por las cloacas del Estado —políticos, policías, jueces, médicos forenses, funcionarios, abogados…—. Esta organización delictiva, nacida a finales de los 80, ha estado operativa hasta 2006 con más muertos a sus espaldas que la suma de las víctimas mortales de ETA, GRAPO, Terra Lliure y GAL. Entre las víctimas se encontrarían Manuel Gutiérrez Mellado —vicepresidente del Gobierno y teniente general del Ejército, que hizo frente al teniente coronel Antonio Tejero en el 23-F—, Marino Barbero Santos —magistrado del Tribunal Supremo que condenó al PSOE por financiación ilegal—, el periodista Antonio Herrero Lima, el escritor Terenci Moix, Alfonso de Borbón Medina —sobrino del Rey Juan Carlos I—, Carlos Ferrer Salat —ex presidente de la CEOE y del Comité Olímpico Español—, el actor Enric Arredondo Gil de Bernabé —participó en series como ‘Periodistas’, ‘Hospital Central’ y ‘El Comisario’—, José Ignacio López de Arriortúa —conocido por ‘Super López’, fue jefe mundial de compras de General Motors y vicepresidente de Volkswagen, herido de gravedad—, Antonio Guerra González ‘El Patillas’ —hermano de Juan Guerra y del ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra—, Jesús Miguel Rollán Prada —portero de la selección española de waterpolo y medalla de plata en los JJ.OO. de Barcelona, fue quien presentó Iñaki Urdangarín a la infanta Cristina—, y un largo etcétera hasta superar las 1.300 muertes, muchas de las cuales se atribuyeron a causa natural o accidental.

Fallece el piloto del accidente de helicóptero de Rajoy en 2015

Otra casualidad es que el piloto José Antonio Rodríguez, falleció en 2015 en un accidente de helicóptero en Parres (Asturias) durante las labores de extinción del incendio de La Roza, era el que llevaba los mandos de la nave que en 2005 sufrió un percance en Móstoles, con el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a bordo.

En aquel siniestro, en el que el helicóptero se fue a tierra a los pocos segundos del despegue, no hubo que lamentar daños de gravedad. El piloto falleció tras estrellarse el aparato con el que estaba trabajando, en circunstancias que se desconocen, en labores de extinción en el incendio localizado en La Roza, en Parres. Según informó el SEPA en una nota de prensa, los medios movilizados hasta la zona lograron acceder a las 13.38 horas y han confirmado que el piloto de la aeronave está fallecido. Era el único ocupante de la aeronave. La causa oficial sobre el accidente apunta a problemas de visibilidad por el humo y la niebla. Así lo ha comentado en declaraciones a los medios el presidente del Gobierno autonómico, Javier Fernández, tras visitar la zona del siniestro. Tras hablar con los efectivos que participaron en las labores de rescate del cuerpo, se señaló que en algún momento, entre el humo y la niebla, el vehículo ha impactado contra la ladera. Continúan en estos momentos los trabajos para acceder a la zona donde está la nave siniestrada. ¿Podría haber sido asesinado para silenciarlo? ¿O simplemente una casualidad?

qqqmag

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *